Exposición Dulce fragancia a pegamento

DULCE FRAGANCIA A PEGAMENTO

Artistas: Laura Pilar Delgado y Miguel Ângelo Martins

 

Miguel Ângelo Martins: Este adhesivo huele a algo dulce.

Laura Pilar Delgado: Sí, es verdad.

M. Â. M.: Desprende olor, tiene un olor muy característico, aunque no sé bien a qué.

L. P. D.: Puede ser el aroma de una fruta tropical. Quizás el del piña-plátano, el fruto de la Monstera Deliciosa.

[RISAS]

M. Â. M.: ¿Te acuerdas de las imágenes que hice de esta planta en el Jardín Botánico de Madeira?

L. P. D.: Sí, ¿las tienes todavía en el móvil?

M. Â. M.: Sí, y también tengo la imagen del fruto que João, el amigo de mi padre, te trajo de su huerto.

L. P. D.: La verdad es que estaba delicioso. Creo que es la fruta que más me gusta. Su sabor es una mezcla de piña, plátano y chirimoya en proporciones variables.

M. Â. M.: No sé si sabes que también lo llaman costilla de Adán por la forma que tienen sus hojas. Podríamos incluir también estas imágenes en la publicación para la exposición de La U Mutante.

L. P. D.: Es una buena idea. Y el título podría ser Monstera Deliciosa.

M. Â. M.: Me gusta, pero creo que el título debería ser una reflexión poética sobre los materiales cotidianos con los que estamos trabajando. El pegamento es dulce, tiene una fragancia dulce. Quizás, Dulce fragancia a pegamento. ¿Qué te parece?

L. P. D.: Vale, me parece perfecto. Creo que este título puede sugerir al espectador una mirada diferente hacia estas piezas.

M. Â. M.: Muchos de estos materiales tienen una aplicación o una función específica. En este proyecto, la cinta adhesiva, la tela de encuadernar, las grapas, los tacos, los álbumes, etc., han dejado de tener su función práctica para ser otra cosa. Hay una intención por detrás de cada uno de estos objetos que les confiere una dimensión simbólica y estética.

L. P. D.: Estas piezas contienen formas y patrones geométricos, y la corteza del fruto de la Monstera también está formada por pequeños hexágonos. Es curioso, parece que todo está vinculado.

M. Â. M.: Sí, como tus piezas y las mías. ¿Ya te has olvidado que este proyecto surgió del diálogo entre nosotros? Esa idea de contaminarse constantemente.